viernes, 20 de marzo de 2015

Nueva sesión de acompañamiento a centros de fase 2 del Contrato-Programa

El pasado martes 17 de marzo, los centros de fase 2 pudieron contar una vez más con la presencia de Fernando Trujillo, que condujo una sesión de lo más sustanciosa, presidida por ese justo equilibrio entre lo conceptual y lo experiencial al que ya nos tiene acostumbrados. 

Buscando "sombras"
Tras revisitar cuestiones clave abordadas en encuentros anteriores, llegó el momento de hacer balance, empleando una técnica adaptada del concepto de job shadowing. Cada participante debía encontrar a su "sombra" y narrar, a través de una nube de etiquetas, lo acaecido en su centro desde la última reunión hasta la fecha, tanto en relación con los procesos de trabajo como desde el punto de vista de las emociones y vivencias generadas.

Un recordatorio sobre tipos de indicadores de evaluación
También hubo, en esta primera parte de la sesión, un tiempo para la reflexión y la puesta en común por grupos de los indicadores de evaluación de centro, sobre los que han estado trabajando últimamente.

La idea de centro como creador de experiencias de aprendizaje memorables y como espacio propio de proyectos ocupó el resto de la jornada formativa. 

Fernando abogó por un cambio de paradigma: pasar de la provisión de servicios -en sus propias palabras "nos estamos cargando al cliente"- a un modelo que aspire a crear verdaderas experiencias, que impliquen al alumnado activamente en su propio aprendizaje, que desborden la dicotomía formal-informal, que sean placenteras y exigentes a un tiempo y que inviten a la reflexión. 

Éste es el reto, desafiante y emocionante a partes iguales, para el que los centros han de desplegar toda su capacidad y su autonomía en busca de fórmulas que los conviertan en verdaderos espacios para el desarrollo de proyectos en distintos ámbitos (socio-emocional, comunicativo, mediático-digital, científico-tecnológico, artístico y ecológico).

Hacer realidad una "educación basada en proyectos", con los desafíos y la ruptura de esquemas que ello supone a todos los niveles es, en suma, la aventura en la que nos hemos embarcado.

¡Seguimos recorriendo camino... y muy bien acompañados, por cierto! Gracias, una vez más, a Fernando Trujillo por ser un guía de excepción.

Nuevas fórmulas para la organización de centro
Enlace a la presentación de Trujillo