miércoles, 30 de abril de 2014

La competencia con mayúsculas

Si hay una competencia clave que constituye la puerta de acceso al aprendizaje, ésa es sin duda la competencia en comunicación lingüística.

Para acompañar y guiar al equipo de docentes del IES Carmen y Severo Ochoa de Luarca en la reflexión sobre la importancia de esta competencia en los procesos de aprendizaje y de regulación de conductas y emociones, el centro contó con la presencia de Dolores Pevida Llamazares, en la que ha sido la última sesión formativa del curso en el marco de su Proyecto de Formación en Centro.


Como Dolores ya había estado en el mes de marzo compartiendo su conocimiento y experiencia sobre aprendizaje cooperativo, planteó una sesión en dos tiempos que le sirviese para refrescar -en un primer momento y de manera breve- algunas cuestiones del encuentro anterior y recoger las conclusiones más significativas de la propuesta que en aquel momento hizo al equipo. Por su relevancia, impacto y capacidad para seguir generando sinergias nos quedaremos con una en especial: experimentar en equipo nos fortalece y nos ayuda a ir venciendo nuestros miedos e inseguridades ante un enfoque metodológico que aún no dominamos pero al que le vemos un sinfín de posibilidades.

En un segundo momento, Dolores se centró en la importancia de trabajar la competencia en comunicación lingüística desde todas las áreas y las implicaciones que esto conlleva a la hora de planificar nuestras actividades de aula a través de tareas y secuencias didácticas que tengan como eje un enfoque comunicativo-funcional y el desarrollo de procesos cognitivos complejos que supongan un verdadero reto intelectual aplicable a situaciones de la vida real de nuestro alumnado.


Ideas, reflexiones, experiencias y teorías avaladas por reconocidos autores que exigen un cambio metodológico para el que ya se han puesto manos a la obra en el IES Carmen y Severo Ochoa. Un reto ilusionante que están afrontando de la única manera posible hoy en día, en equipo, y una demanda que la sociedad del siglo XXI reclama de nuestra escuela y a la que debemos responder con urgencia.