jueves, 30 de marzo de 2017

LA IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN. Formación de acompañamiento Contrato-Programa Fase II

Va transcurriendo el curso y los centros de la Fase II de Contrato-Programa van dando consistencia a sus proyectos con la valiosa supervisión de Fernando Trujillo, que una vez más nos acompañó en una intensiva mañana de trabajo el pasado 21 de marzo.
Su presencia nuevamente en Avilés, después del encuentro de febrero, nos hace caer en la cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y lo poquito que queda ya para culminar el trabajo iniciado hace unos meses. Su asesoramiento y seguimiento cercanos son, sin duda, un seguro de que el viaje que emprendimos allá por noviembre cuenta con un potente GPS que nos guiará con acierto a nuestro destino.

Momentos de las presentaciones de las líneas del tiempo
Fiel a su hoja de ruta, comenzamos con un rápido repaso a lo que dieron de sí las anteriores sesiones y en un intento de relacionar lo trabajado en febrero (el concepto de socialización rica y algunas de sus principales implicaciones) con lo que sería el plato fuerte del día (la evaluación), Fernando propuso al profesorado participante hacer una primera reflexión acerca de sus prácticas cooperativas en el aula a partir del cuestionario de autoevaluación creado por Conecta 13.

A continuación, llegó el momento de poner en común las líneas del tiempo de los proyectos, compromiso con el que nos marchamos del encuentro anterior. Los centros llevaron a sus equipos el encargo y todos cumplieron rigurosamente con la tarea, que compartimos en estos primeros compases de la sesión.

También en este caso dispusimos de un cuestionario de valoración, que cada centro se encargó de comentar y responder, con el fin de afinar, si cabe, un poquito más sus propuestas.

Haciendo suyas las palabras de David Perkins en su libro Making Learning Whole (2009) -traducido al castellano como El aprendizaje pleno- Trujillo recordó que "nuestro auténtico criterio de comprensión ha de ser la actuación", por lo que se hace imprescindible que en nuestros proyectos planteemos tareas auténticas, ya que de su ejecución extraeremos las pruebas que demuestren que ha habido tal comprensión.

De forma natural fue tomando protagonismo el "tema estrella" de la sesión: la evaluación. Repasamos el concepto -evaluar consiste en recoger datos para tomar decisiones y garantizar el éxito del aprendizaje- y exploramos una buena variedad de mecanismos e instrumentos que nos facilitan esa recogida sistemática de datos.

En la última parte de la sesión, como colofón a la formación de acompañamiento recibida y a falta tan solo de la sesión conjunta de cierre de todas las fases, Fernando Trujillo quiso profundizar en la idea del centro como proyecto de construcción de conocimiento, poniendo sobre el tapete una pregunta muy a propósito: ¿hemos creado conocimiento común como fruto de este proceso formativo y de su implementación?

Tomando como referencia a Nancy M. Dixon en su libro El conocimiento común (2001), Trujillo insistió en la idea de que el conocimiento va siempre vinculado a la acción y señaló la importancia clave de la transferencia de dicho conocimiento. ¿Qué hacer para transformarlo y adaptarlo de modo que otros lo puedan utilizar?

A través de un "After Action Review", los centros pudieron valorar su trayectoria de este curso, reflexionando sobre las siguientes cuestiones:

-¿Qué se supone que debía suceder?
-¿Qué sucedió?
-¿A qué se debe la diferencia?

Respondidos estos interrogantes, algunas conclusiones no se hicieron esperar. Por un lado, siguiendo las tesis de Michael Fullon en Las fuerzas del cambio, con creces (2007), debemos estar preparados para cambios orientados a conseguir una mayor coherencia, transformar el contexto y movilizar las relaciones sociales.

La última dinámica del día consistió precisamente en proponer acciones para mejorar esas relaciones sociales que están en la base de toda mejora, centrándonos en tres ejes: los espacios, las relaciones con el entorno y la escuela virtual. Los centros hicieron sus aportaciones de forma cooperativa y todos nos marchamos con la impresión de que, pese a que quizás el terreno no siempre haya sido todo lo favorable que hubiésemos deseado, recorrer el camino ha sido toda una experiencia de aprendizaje y crecimiento.

Gracias a Fernando Trujillo por habernos acompañado y guiado tan bien en todas las etapas de este viaje.

En junio podremos ver los resultados de todo ese "conocimiento común" que hemos construido a lo largo del año. ¡Hasta entonces!