viernes, 5 de febrero de 2016

Contrato-Programa Fase II: ingredientes para un proyecto memorable

La sesión del pasado martes 2 de febrero tenía un objetivo fundamental. Se trataba de ofrecer claves para dar profundidad a esos proyectos que los centros habían diseñado con la ayuda del canvas que Fernando Trujillo les facilitó en la sesión de diciembre.

Todos los centros, como era de esperar, llegaron con sus "deberes" hechos. Y también, como de costumbre, fiel a su estilo de incondicional del juego y de su potencial como herramienta de aprendizaje, Trujillo nos propuso jugar.

Un baraja a través de cuyas cartas los centros tuvieron ocasión de reflexionar acerca del diseño de su proyecto, su ejecución, elementos esenciales relacionados con el concepto de "socialización rica" -que luego desarrollaría en la última parte de la mañana- y evaluación.

Todo con una meta muy definida: enriquecer lo trabajado, en busca de esa profundidad que mencionábamos al comienzo de este artículo. Se trataba, en suma y usando un símil gastronómico, de poner el Avecrem a nuestros platos a medio cocer.

Una forma original de formar los
equipos de trabajo
Verdaderamente, el juego dio mucho de sí y permitió a los distintos equipos caer en la cuenta de que a su "receta" le vendrían muy bien algunos ingredientes en los que inicialmente no habían pensado.

Compartiendo ideas para mejorar los proyectos






Momentos previos al trabajo en grupos









La puesta en común, donde cada equipo contaba con tres minutos para exponer su proyecto, pasaba por dar respuesta a cinco interrogantes, cuyas respuestas bien fundamentadas servirían para ratificar
la puntuación acumulada en la primera parte del juego.

Como remate a la sesión, Trujillo se detuvo a explicar la importancia de lo que él define como "socialización rica"en un proyecto, es decir, todos esos movimientos en, hacia y fuera del aula que son imprescindibles para hacer del aprendizaje una experiencia verdaderamente memorable.

Habló, por supuesto, de aprendizaje cooperativo y técnicas para su implementación en el aula (puzzle, cabezas numeradas, grupo de investigación...), pero tal vez uno de los conceptos que más nos gustó -por su carácter reversible- fue el tomado del libro de David Durán Aprenseñar. Evidencias e implicaciones educativas de aprender enseñando (Narcea, 2014). Válido tanto si pensamos en nuestro alumnado como en nuestra faceta de docentes.  Para seguir profundizando...

Empezamos la sesión revisando la tarea encomendada y la abandonamos con un nuevo encargo de cara al próximo encuentro que tendrá lugar el 12 de abril: hacer la línea del tiempo de nuestros proyectos, estableciendo sus diferentes hitos y reservando momentos para la evaluación a lo largo de todo el proceso. Será esta, la evaluación, el plato fuerte de nuestra siguiente sesión formativa conjunta.

Ánimo a los centros con el trabajo y, una vez más, gracias a Fernando Trujillo por su entusiasmo, entrega y por alumbrarnos el camino con tanta maestría.

¡Nos vemos en abril!







No os perdáis el artículo publicado en el web-blog de Trujillo sobre su visita al CP de Granda (Siero) en la mañana del miércoles 3 de febrero.