lunes, 25 de mayo de 2015

Equipo, comunidad, comunicación

De cómo crear equipos para construir comunidad y de la importancia de la comunicación se habló este año en el CPEB de Cerredo. 

Profesorado y familias en la sesión celebrada en octubre
El encargado de conducir a profesorado y familias por esta senda de la colaboración ha sido Manuel Martínez "Lolo" Mántaras, que acudió al centro en dos ocasiones -la última, el pasado jueves- dispuesto a compartir sus conocimientos sobre organización personal y motivación y a contagiar su desbordante energía a la comunidad educativa del CPEB de Cerredo. 


Todos tenemos nuestras propias intuiciones, y probablemente experiencias, de lo mucho que puede verse enriquecido nuestro potencial personal cuando lo sumamos al de otras personas de nuestro entorno. Se trata, en definitiva, de aprovechar el talento de cada uno y, sobre todo, de que nos comprometamos a realizar "nuestra parte", sin culpar, sin quejarnos, sin criticar, haciendo más que simplemente intentando, desde un plano de autoexigencia presidido por valores como la generosidad, la humildad, la confianza, el entusiasmo y el compromiso.

En un centro escolar, donde convivimos e interactuamos diversos colectivos, identificar y cumplir nuestra parte, desplegando todo nuestro talento y nuestra capacidad de comunicación, se convierte en una necesidad de primer orden a la hora de reforzar el trabajo en equipo y crear verdadera comunidad. Hacernos conscientes de que a veces toca confiar y otras asumir la responsabilidad, es un primer paso muy importante en este sentido.
"Genios aeronáuticos en estado ON"

A lo largo de sendas sesiones, Manuel "Lolo" propuso diferentes ejercicios y dinámicas para trabajar la confianza, el entusiasmo, el valor, la actitud, la creatividad, el liderazgo... e intercaló vídeos, relatos y vivencias propias, que dieron pie a la reflexión y a la puesta en común.

La importancia de qué y cómo comunicamos e interpretamos los mensajes que nos llegan, ocupó buena parte de la sesión de la semana pasada. Algunas de las claves más poderosas para mejorar este aspecto pasan por ejercitar nuestra capacidad para la escucha activa y por entrenarnos en el sano ejercicio de hacer preguntas. ¿Cuántas veces nos quedamos con dudas por no hacer patente nuestra falta de conocimiento sobre algún tema o simplemente no preguntamos, dando por sentadas cosas que ni tan siquiera nos paramos a cuestionar?

Desde nuestra posición responsable en la comunidad, desprendiéndonos en la medida de lo posible de nuestros miedos, afrontando la incertidumbre intrínseca a cualquier proceso con actitud positiva y cumpliendo cada cual con "su parte", estaremos en la mejor de las disposiciones para sumar y crecer juntos. En Cerredo ya están en ello. 

Momentos de las sesiones de octubre y mayo