miércoles, 22 de abril de 2015

Ibias se expresa

Aprender a mirar, escuchar y transformar lo que nos rodea poniendo todos nuestros recursos expresivos al servicio de la causa; conectar con los demás para "disparar" el aprendizaje y enriquecer la experiencia.

Tal vez esta idea sirva para resumir muy en esencia el contenido de la sesión-taller de formación que ayer tuvimos el placer de compartir y disfrutar junto a Alejandro García, de la Asociación Los Glayus, y profesorado del CPEB Aurelio Menéndez de San Antolín de Ibias. 

Alejandro García y Raquel Val Ferrer, coordinadora del
Grupo de Biblioteca del centro.
En algo más de tres horas, que se nos pasaron
volando -¡hay que ver lo que varía nuestra percepción del tiempo cuando disfrutamos con lo que hacemos!- Alejandro consiguió contagiarnos su pasión por el juego y las bondades de sacar afuera toda esa expresividad para convertirla en un recurso educativo de primer orden.

...Y nos convenció con su concepto de titiriteros de la educación y con su certera frase "con lo que tengas, haz lo que puedas", demostrándonos que no hacen falta recursos espectaculares ni fórmulas complicadas para llegar al otro y aprender con él. Tan solo se precisa una alta dosis de plasticidad, ganas de compartir y un buen aprovisionamiento de posibilitadores, estrategias para dejar que brote la expresividad naturalmente, sin artificios ni tensiones, dejando que cuerpo y mente formen ese tándem perfecto que son y que, lamentablemente, olvidamos tantas veces en nuestra práctica de aula. 

Aprender a través del juego y el movimiento
Claro está que la actitud, la curiosidad y esa predisposición a absorber cuanto nos ofrecen para llevarlo a nuestro terreno son elementos imprescindibles para sacar el máximo partido a cualquier tipo de propuesta formativa. De eso, sin duda, van sobrados en el CPEB Aurelio Menéndez y es un verdadero gusto comprobarlo en directo.

A través de diversos juegos y simulaciones, Alejandro García fue demostrando cómo espacio y tiempo se pueden "confabular" para generar situaciones y crear roles. Todo ello, sin grandes pretensiones, buscando siempre el "máximo sin pasarse" y fiel a la consigna de "aprovechar las neuronas externas" que los demás ponen a nuestra disposición cuando jugamos e interactuamos. 

Os dejamos, a continuación, algunas lecturas que Alejandro recomendó, de las que su asociación y él mismo han bebido y con las que han crecido. Seguro que será un placer acercarse a ellas:

  • Juega, de Stuart Brown.
  • Juegos para actores y no actores, de Augusto Boal.
  • El baúl mágico, de Moisés Mato
  • Cómo fomentar actitudes de convivencia a través del juego, de Charlie Steffens y Spencer Gorin.
  • El arco iris del deseo, de Augusto Boal.
  • Mapas teatrales. Crear, desarrollar y evaluar pretextos dramáticos, de Allan Owens y Keith Barber.

Creando espacios
Todo en lo que puede convertirse un móvil
Estatuas que se completan